Mi primer parto, prematuro. (I)

Y allí  estaba yo, en la cama, con unos dolores que me cortaban la respiración.

-“Con 28 semanas de embarazo, que será esto??? “ dije.

En la vorágine de aquellos momentos de mi vida, no sabia muy bien que pasaba, la verdad, estaba en off.  Los días transcurrían como en una nube, en un sueño en color negro, en ocasiones gris. No conseguía salir de mi mundo interior, me molestaba cualquier contacto con la realidad.  Pero allí estaba, con esos dolores…

– “joder,como duele esto …  ¿Qué será?”  Esa noche,era lo único que me repetía.

A la mañana siguiente se pasaron, llamé a mi matrona, le expliqué lo que  pasaba (ella, conocía los acontecimientos pasados. ¿Tú no? Aquí y me dijo que me fuera al hospital . Allí fui, me pusieron las correas para monitores, me hicieron un análisis de orina y dijeron que tenia infección, pastillita  y a casa.

Ya en casa, por la tarde,comenzaron de nuevo los dolores y en la noche ya no me dejaban respirar. Mi madre, alarmada,insistió en ir al hospital. Decía que estaba de parto…

– “Qué  tontería, estoy de 28 semanas, como voy a estar de parto??  Esto es la puta infección “… ilusa de mi.

Llegamos al hospital ( también sabían lo que había pasado), otra vez monitores y de repente,un ginecólogo a mi lado. Se sienta, me coge del brazo y me dice…

-” Cielo, estas de parto. No puede avanzar más, te quedas ingresada ” …

( lo cuento como lo viví, en una nube, sin siquiera darme cuenta de lo que suponía, ni de lo que iba a pasar. Me movía por inercia y lo único que hacía era acatar lo que decían los médicos )

Me ingresaron, me pusieron una bata que no me cubría el culo, con el santo barrigón y me empezaron a coger vías, pinchazo va, pinchazo viene.  De lo único que me enteré, fue que me iban a poner corticoides, para poder madurar el pulmón del pequeño.  De repente, no había incubadoras disponibles allí…

– “Te trasladamos a Getafe, porque al marañon no llegas”…  dijeron.

Y otra vez, como en un mal sueño, me vi en una U.V.I  móvil.

Llegué allí, en camilla y me quedé allí,   sin poderme mover de la cama, para nada y cuando digo para nada, es para nada. 

Empecé a recobrar un poco el sentido común, más que nada porque por mucho que ponían para parar el parto, yo, seguía con contracciones, y eso no pintaba bien.  Aquellas noches, no pegué ojo, contracciones, monitores y a la cuarta noche…

-” Me acabo de empapar”… dije a mi madre.

– “Te habrás hecho pis” …dijo tocando ya el botón, nuevamente.

– “😒😒😒😒😒 pues hombre llevo 23 años haciendo pis, sé la sensación que es y cómo debo aflojar para que salga y no, no lo he hecho ahora. Así que no, no es pis” contesté.

Otra vez , monitores, ecografía y test para saber si era líquido amniótico. Esta vez estaba de guardia mi obstetra, con el que había tratado todos los días,  con el único que hablaba y me hacía reír. 

– “Cris, son las 4 de la mañana, no me hagas trabajar a estas horas, si te aburres y quieres compañía yo subo con un café  a la habitación ( parecía que esa noche, todos querían vacilarme) ¿ qué  pasa? “… decía.

– ” He roto la bolsa”… dije.

– ” Te habrás meado”… me miró con el ecografo en la mano.

😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😒😩

– ” paso de ti, acaba, que quiero dormir. ( Era joven y nos llevábamos bien) pero vamos que no me he meado, si quieres me meo ahora, para que veas la diferencia” … le contesté.

– ” Calla, que no veo. A las 4 de la mañana no se rompe nada, que no son horas. Voy a hacerte éste test, que es E.E. U.U y nos va a decir si has roto algo o te has meado … jajajaja… ( se rieron él  y mi madre)  en la eco sale el líquido un poquito bajo pero en los límites normales”… me dijo, serio.

Me mete un palito, como un bastoncillo gigante, en santa sea la parte. Luego lo mete en un líquido.

– “Negativo. Te has meado, te lo dije “… dice.

– ” Ese test es una puta mierda, ni E.E.U.U ni leches. Te digo que no me he meado, se diferenciar perfectamente una cosa y otra. Me dejas levantarme y te lo demuestro?”… le desafie

– “Ni de coña, ve a dormir. Y no te vuelvas a mear”… sentenció.

Me reí, me hacía gracia. Por lo menos hablaba conmigo naturalmente, no como si fuera imbécil, eso hacían los demás. Parecía que al haberse muerto mi marido, nadie podía hablar conmigo como personas normales.

Me subieron a la habitación y nada más llegar, al quererme dormir y ponerme de lado, me volví a empapar.

Mi madre y el botón para llamar a las enfermeras, el botón y mi madre … en bucle … una y otra vez. (Qué cruz)

Vino la enfermera, efectivamente, tenía la cama empapada. Para abajo otra vez.

– ” Cris, me quieres dar la noche jajajajajajaja esto no puede ser, vamos a ver, dejame ver tu tripa”

otra vez, ecografía. 

” no tienes líquido, pues sí , has roto la bolsa”  … (sin comentarios)

A partir de ese momento, también me pusieron antibióticos. Él, creyó que podría aguantar 3 semanas más con una fisura en la bolsa y teniendo contracciones, yo sabía que no.

(Continuará)…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s